Espacio de reflexión

Desde el viernes 27 hasta el domingo 29 de enero, en la casa Juniorato, al sur de la Ciudad de México, tuvo lugar una convivencia vocacional para jóvenes de tercero de bachillerato y más. La invitación fue detenerse un momento para reflexionar sobre la propia vida, el llamado que Dios les va haciendo y la respuesta que ellos podrían dar. Si la vocación es una pequeña semilla que Dios mismo ha puesto en el centro del corazón, los jóvenes han aprovechado este fin de semana para dejarse tocar por la voz del Espíritu, clarificar un poco más su camino, su vida y su respuesta. Este espacio buscó ser un paso más en su caminar, en el cultivo de su vocación. Oramos al buen Dios para que los ilumine y sigan adelante, con generosidad y valentía.

Una semilla

plantada en el corazón

participantes

Orden de los Clérigos Regulares Pobres de la Madre de Dios de las Escuelas Pías

SIGUIENDO EL SUEÑO DE CALASANZ DESDE 1617