ORDEN DE LAS ESCUELAS PÍAS DE MÉXICO, A.R. 

Ciudad de México, a 13 de marzo de 2020

Queridos hermanos religiosos, fraternos y demás personas que cooperan con las Escuelas Pías de la Provincia de México. En estos días desde el 22 de febrero al 13 de marzo, el Padre General Pedro Aguado y su Asistente por General por América P. Francisco Anaya, ha visitado todas las presencias de la Provincia, haciendo realidad lo que llamamos en el argot, religioso, visita canónica. Que consiste en la toma de contacto de toda la realidad de la Orden. Y en ese tenor, en estos días hemos peregrinado por todos los rincones de la Provincia.

Como Provincial anfitrión, acompañar al General y su Asistente, me ha permitido seguir conociendo y tomando conciencia de lo que el Señor que nos ha llamado va haciendo con la Escuela Pía en nuestras tierras. De su grandeza, de sus retos y de las zonas a mejorar.

El Padre General, además de escuchar, observar e interactuar con las diversas personas que componen la geografía escolapia. Habla con cada religioso y entra en contacto con cada comunidad religiosas de la Provincia. Usó la dinámica de rescatar todos los signos de vida de cada presencia y también confrontar y preguntar por lo que se puede mejorar, por lo que no ha salido bien, por lo que está atorado o en dificultad. Es cierto que es un peregrinar muy rápido, pero que le deja a él y a su asistente una visión de los procesos comunitarios, pastorales, pedagógicos y sociales que se están desarrollando en nuestra realidad escolapia.

Por principio manifiesto mi agradecimiento por la preparación esmerada de la visita canónica en cada lugar y lo puntual que se realizó al paso firme y decidido del General, por su atención de entregarme las programaciones de la visita y por su capacidad para abrir las presencias a la acogida, al diálogo y apertura que han expresado. Les felicito por ser excelentes anfitriones. El Padre General y su Asistente han quedado contentos y animados en el contacto que todos ustedes. Demos gracias a Dios también por su paso entre nosotros.

Sin duda hemos de seguir creciendo y esperando de nuestro buen Dios y de la intercesión de la Virgen de las Escuelas Pías y de Calasanz nuestro Fundador, las gracias suficientes para continuar esta obra bella de acompañar a nuestros niños, adolescentes y jóvenes a Cristo Jesús en este mundo mexicano tan crítico y en medio de la pandemia del coronavirus.

Recordemos, el tejido social de los múltiples “Méxicos” que conforman nuestra patria, necesitan de educadores que personalicen y restauren uno a uno desde este presente para vislumbrar un futuro saneado y con más luz. Muchas gracias otra vez.

P. Marco Antonio Véliz Cortés, Sch.P. – Provincial de las Escuelas Pías de México