Noviciado

Prenoviciado escolapio

Oración

Es realmente necesario ir dejando que Dios hable.

Apostolado

Este año, apoyamos en lo posible a las obras de la casa en Celaya.

Vida común

Aprendemos qué es ser religioso.

l

Estudios

Conocemos más de cerca a Calasanz: su vida y obra; así como el estilo de vida de los escolapios.

Reunión Precapitular

Del 26 al 29 de diciembre nos hemos encontrado en la ciudad de Oaxaca para revisar la realidad de nuestra provincia. Contamos con la participación de religiosos de todas nuestras presencias, y se han escuchado las voces de nuestros colaboradores laicos, quienes nos...

Ejercicios Espirituales 2018

   Encuentro fraterno en Pascua La primera semana de Pascua, entre el dos y el siete de abril, en la ciudad de Oaxaca, nos reunimos para vivir nuestros Ejercicios Espirituales como provincia de México. Nos acompañó y dirigió el p. Szolt Labancz, provincial de Hungría,...

Taller de líderes juveniles

   Reunión del equipo de trabajo Del 16 al 18 de febrero, 24 jóvenes de seis parroquias diferentes de nuestra geografía escolapia vivieron el Taller de Líderes juveniles escolapios, en su edición para miembros de nuestras parroquias. Nos reunimos en la cabaña...

google6620d53433ee6c8e.html

google6620d53433ee6c8e

profundización

prenovicios 2016

Un espacio ad hoc

Uno de los pasillos de la casa noviciado en Celeya. Tanto el lugar, como la comunidad, son importantes para que el clima de silencio, reflexión y oración sea posible.

un año

es el tiempo en que permanecemos en la casa noviciado, en Celaya, Gto.

recoger como concha

decía Calasanz, que para poder regar el “agua” que nos da el Espíritu, es necesario primero “recoger” todo lo posible. Esa es la finalidad de este año.

Al final

hacemos una carta, en la que expresamos nuestro deseo de continuar hacia la siguiente etapa de nuestro andar: el juniorato. Si la congregación provincial así lo determina, somos admitidos a la tercera etapa.

Esto sucede a través de una primera promesa delante del pueblo de Dios, la profesión simple. Es decir, que hacemos voto a Dios de castidad, pobreza y obediencia; y, según ésta, de dedicarnos a la educación de la niñez y de la juventud, principalmente la más pobre. Nuestro compromiso dura un año, con opción para renovarse (pero eso sucede en la siguiente etapa).

Orden de los Clérigos Regulares Pobres de la Madre de Dios de las Escuelas Pías

SIGUIENDO EL SUEÑO DE CALASANZ DESDE 1617